Almassora: Almassora testa los radares pedagógicos en el distrito marítimo


 

Galería fotográfica

Fotografia /Galeria/2018/8/175458_104149/1_M1.jpg
La Plana al Dia | Almassora | General | 04-08-2018
Almassora testa los radares pedagógicos en el distrito marítimo

Los radares pedagógicos que la Policía Local de Almassora y una firma de la localidad ha instalado en diversos puntos del término municipal en periodo de pruebas se han trasladado esta misma semana al distrito marítimo. Tres de estos aparatos funcionan ya en ubicaciones provisionales, en las que avisan a los conductores de la velocidad a la que circulan.
De este modo, los radares que pueden instalarse en altura están siendo testados en el Camí Om Blanc y en el paseo Marítimo. Estos aparatos van acompañados de una batería solar y la Policía Local prevé cambiarlos de emplazamiento cada dos semanas aproximadamente. Adicionalmente, el Ayuntamiento de Almassora mantiene la cesión del radar móvil que ya tuvo en periodo de pruebas a principios de junio, un dispositivo que una patrulla de la Policía Local situará en diferentes puntos para tomar registros puntuales.
"El litoral de Almassora incrementa la población en verano, algo que implica más circulación de vehículos y de peatones y que, por lo tanto, requiere de medidas especiales para preservar la seguridad vial", ha apuntado el concejal de Seguridad Ciudadana, Roger Beltrán. El edil ha recordado la necesidad de "respetar las señales y las prioridades de paso" y de "extremar la precaución en las zonas en las que hay mayor presencia de viandantes".
La velocidad máxima a la que se puede circular en las vías urbanas del distrito litoral es de 40 kilómetros por hora, por lo que los radares advierten a los conductores que sobrepasan este límite al proyectar números en rojo en la pantalla. Por contra, los vehículos que circulan por debajo del máximo, verán los números proyectados en verde.
La Policía Local ha intensificado la presencia en la costa para informar a los conductores que sobrepasen la velocidad máxima permitida. Cabe destacar que toda la información recogida por los radares móviles quedará registrada en una base de datos a disposición del cuerpo de seguridad local.
Por lo que respecta a la adquisición de las máquinas, el equipo de gobierno elevará al pleno del próximo lunes una modificación de créditos que incluye una partida de 12.800 euros para este fin. El objetivo del consistorio es crear un registro de los puntos y las horas más problemáticos para activar medidas que lleven a una reducción de la velocidad y un incremento de la seguridad vial.
En este sentido, esta misma semana ha comenzado a aplicarse la una reordenación del tráfico rodado en la calle San Jaime, a través de la cual los dos sentidos de la marcha se han concentrado en un solo tramo del vial, en el que la calzada superaba los seis metros de anchura. Con esta modificación, el equipo de gobierno aspira a que los vehículos reduzcan la velocidad, a la vez que gana espacio para crear un bulevar destinado a peatones, bicicletas y servicios recreativos en el lado sur de la calle.