Baix Maestrat: El alcalde de Santa Magdalena de Pulpis exige a Rajoy y a su Gobierno una solución urgente al problema de seguridad vial de quienes viven entre Torreblanca, Alcalà de Xivert, Santa Magdalena, Benicarló y Vinaròs


 
La Plana al Dia | Baix Maestrat | General | 08-08-2017
 

El portavoz provincial de Infraestructuras del PSPV y alcalde de Santa Magdalena de Pulpis, Sergio Bou, exige al Gobierno de Rajoy una solución urgente al problema de seguridad vial que viven las localidades del norte de la provincia de Castellón por las que discurre la N-340.

Bou ha señalado que "como alcalde puedo dar fe del cansancio de todas las personas que residimos entre Torreblanca, Alcalà de Xivert, Santa Magdalena, Peñíscola, Benicarló y Vinaròs, porque nos sentimos maltratados por el Gobierno del PP, al que nuestra seguridad no le importa lo más mínimo: ni libera la autopista, ni rebaja el peaje de la AP-7 para los camiones, ni construye la autovía del interior, ni desdobla la CV-13; así que vayamos hacia el norte, o hacia Castellón, tenemos que jugárnosla sobre el asfalto por unas vías totalmente saturadas de camiones que la propia Dirección General de Tráfico reconoce que son puntos negros".

Explica que "sin caer en ningún tipo de exageración, podemos decir que toda la N-340 es un punto negro, aunque hay zonas especialmente espeluznantes, como la subida desde Alcossebre".

Al alcalde de Santa Magdalena de Pulpis le llama la atención que, "ante semejante peligro de accidentes en las carreteras, Rajoy prefiera no hacer nada". Es más, el edil no encuentra explicación al hecho de que un estudio de seguridad vial de las grandes empresas españolas de construcción (SEOPAN) diga que es necesario realizar actuaciones por valor de 38 millones de euros y que el Gobierno se quede de brazos cruzados, mirando para otro lado".

Explica Bou que "el pasotismo e indiferencia de Rajoy resultan especialmente dolorosos porque contrasta con la alegría con la que hace solo un par de meses mercadeó el presidente del Gobierno con el dinero de todos, mandando una lluvia de millones a Canarias y Euskadi, para asegurarse los votos que le faltaban para aprobar los presupuestos generales del Estado". Considera insultante que "nuestro dinero se gaste caprichosamente en unas zonas de España y que a la provincia de Castellón el Gobierno de Rajoy le niegue el pan y la sal".

Por cierto, Bou se pregunta "si los diputados castellonenses del PP Barrachina y Clavell no se sienten avergonzados de que todo el mundo sepa de que en la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado votaron en contra de desdoblar la carretera del aeropuerto (CV-13) y de acometer las actuaciones necesarias para liberar la AP-7".