Burriana: Pendientes del cielo hasta última hora


 

Galería fotográfica

Fotografia /Galeria/2015/3/122189_66531/1_M1.jpg
Publicidad
Fotografia /Galeria/2015/3/122189_66531/2_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2015/3/122189_66531/3_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2015/3/122189_66531/4_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2015/3/122189_66531/5_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2015/3/122189_66531/6_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2015/3/122189_66531/7_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2015/3/122189_66531/8_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2015/3/122189_66531/9_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2015/3/122189_66531/10_M1.jpg
La Plana al Dia | Burriana | Fiestas | 19-03-2015
Pendientes del cielo hasta última hora

Burriana vivirá hoy el día grande de las fiestas de las Fallas 2015. Es una jornada con apenas tres actos en la agenda, pero que centrarán toda la jornada de la mañana y hasta bien entrada la madrugada.

Y todos son al aire libre y, por lo tanto, sujetos a las inclemencias meteorológicas. Los falleros ya miraron al cielo ayer y las gotas de agua que cayeron a media mañana no impidieron que charangas, falleras y comisionados desfilaran y animaran las calles.

Al final ayer no hubo que anular ningún acto fallero y la ofrenda de hoy también se mantiene en la agenda y así seguirá hasta el mismo momento de comenzarla a las 10.45 horas con el homanaje a Sant Josep en los Salesianos. Junta Local Fallera apurará al máximo antes de tomar cualquier decisión negativa aunque son conscientes de que se trata de un acto al aire libre de principio a fin y que, por lo tanto no hay alternativa. O se hace o se suspende. El presidente de JLF, Carlos Solá, explicó que "consideramos que la ofrenda es un acto muy importante y por eso aguardaremos hasta el último momento antes de suspenderla porque la intención es agotar hata la última posibilidad".

Lo que seguro que no se suspende es la 'cremà' de los monumentos falleros. A las ocho de la tarde arderán las fallas infantiles y ya por la noche y en orden de cuatro en cuatro irán ardiendo los monumentos grandes. Eso ocurrirá a partir de las 22.00 horas y no será hasta bien pasada la medianoche cuando todo se habrá convertido en ceniza y comenzará un nuevo ejercicio.