Burriana: Una mascletà con máximas precauciones


 

Galería fotográfica

Fotografia /Galeria/2015/3/122234_66583/1_M1.jpg
Publicidad
Fotografia /Galeria/2015/3/122234_66583/2_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2015/3/122234_66583/3_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2015/3/122234_66583/4_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2015/3/122234_66583/5_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2015/3/122234_66583/6_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2015/3/122234_66583/7_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2015/3/122234_66583/8_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2015/3/122234_66583/9_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2015/3/122234_66583/10_M1.jpg
La Plana al Dia | Burriana | Fiestas | 20-03-2015
Una mascletà con máximas precauciones

La plaza Santa Berta acogió casi a las 14.15 horas la cuarta y última 'mascletà' de las fallas 2015. Al llegar al emplazamiento vecinos y falleras se encontraron con un doble vallado que obligó a reducir considerablemente el espacio para poder disfrutar del disparo. El motivo, las rachas de viento que soplaron durante toda la mañana y que motivaron el establecimiento de un segundo cordón de seguridad con una anchura de unos diez metros.

Para que pudiesen disfrutar de la 'mascletà' a todas las falleras se les guardó un espacio en la zona de autoridades también semivallado y así pudieron seguir el disparo con comodidad -el resto de días los habían seguido junto a sus comisionados en la zona para el público en general-.No faltaron tampoco en este privilegiado emplazamiento una parte importante de los equipos de fútbol que participarán a partir de hoy en el trofeo internacional de fallas Ciudad de Burriana, ni tampoco las representantes de la Bellea del Foc o de las fiestas de la Magdalena.

La 'mascletà' guardó la tónica y armonía habitual del disparo del día de Sant Josep en Burriana de los últimos años y fue en la que más pólvora se utilizó.Y es que suele ser también la más numerosa ya que buena parte de los participantes en la ofrenda floral posteriormente se desplazan hasta esta plaza. Los sonoros aplausos finales fueron la recompensa y la prueba de que el disparo gustó al respetable, más allá de la incomodidad vivida por la falta de visión.