Burriana: El Barri València logra el primer premio de la Batalla de Flores y rinde homenaje a Tomás Ramos


 

Galería fotográfica

Fotografia /Galeria/2016/9/147885_83279/1_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2016/9/147885_83279/2_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2016/9/147885_83279/3_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2016/9/147885_83279/4_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2016/9/147885_83279/5_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2016/9/147885_83279/6_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2016/9/147885_83279/7_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2016/9/147885_83279/8_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2016/9/147885_83279/9_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2016/9/147885_83279/10_M1.jpg
La Plana al Dia | Burriana | Fiestas | 12-09-2016
El Barri València logra el primer premio de la Batalla de Flores y rinde homenaje a Tomás Ramos

Burriana se vistió de colores para despedir las fiestas patronales en hnor al a Mare de Déu de la Misericòrdia. Fue una guerra de confeti y serpentinas librada desde lo alto de las carrozas y desde la acera por el numeroso público asistente.

Ocho carrozas entraron en concurso para convertirse en la más bonita del desfile. A la postre, el galardón se lo llevó el monumento elaborado por la comisión de la falla Barri València. Los falleros portaban una chapa con la imagen de Tomás Ramos, diseñador de la carroza, miembro de la comisión y fallecido este verano. De ahí que los falleros recogieran el galardón con lágrimas de emoción.

El segundo puesto fue para el monumento del Club 53, mientras que Sant Josep logró el tercero y Sant Blai el cuarto. El quinto premio fue para Cardenal Tarancón y Societat de Caçadors se llevó el sexto.

A las cuatro y media de la tarde comenzaron a concentrarse las carrozas participantes, especialmente las ocho de nueva creación que pugnaban por alzarse con uno de los premios. Dos horas más tarde comenzaba desde la Mercé y en dirección a El Pla a través de la calle La Carrera, la vuelta de exhibición de las carrozas con las que portaban a las Reinas Falleras y sus respectivas cortes de honor, a la cabeza. En la segunda vuelta fue cuando comenzó la guerra. Confeti multicolor y serpentinas volaron sin cesar . Una lucha sin tregua que involucró a todos los presentes, desde el palco de autoridades, a las falleras, comisionados y público. Duró alrededor de una hora y de la que nadie se escapó de irse a casa con unos cuantos papelitos de colores en la cabeza, bolsillos y demás.

La meteorología respetó y se pudo poner la guinda a las fiestas con buen ambiente y participación y el castillo de fuegos artificiales ya fue el acto final de los festejos.