Burriana: Burriana sigue adelante con la 'plantà'


 

Galería fotográfica

Fotografia /Galeria/2017/3/155329_89059/1_M1.jpg
Publicidad
Fotografia /Galeria/2017/3/155329_89059/2_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2017/3/155329_89059/3_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2017/3/155329_89059/4_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2017/3/155329_89059/5_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2017/3/155329_89059/6_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2017/3/155329_89059/7_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2017/3/155329_89059/8_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2017/3/155329_89059/9_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2017/3/155329_89059/10_M1.jpg
La Plana al Dia | Burriana | General | 14-03-2017
Burriana sigue adelante con la 'plantà'

Burriana siguió ayer con los planes previstos a pesar de las inclemencias meteorológicas. Los artistas de las fallas Club 53, Barri València, La Mercé, Club Ortega o Plaça Chicharro siguieron el 'planning' previsto y a lo largo de toda la jornada fueron alzando la parte central de sus monumentos. Luis Herrero tuvo que sufrir la lluvia de las once y media de la mañana a la hora de levantar la falla del Club Ortega, pero por la tarde se encontró mejor climatología -sin lluvia, pero con viento- con los otros dos monumentos que planta en el municipio. Fueron las mismas condiciones que se encontraron Rafa Ibáñez (Club 53) o Loren Fandos (La Mercé).
Espectación creó en la tarde de ayer el trabajo realizado en el taller de Rafa Ibáñez. Se trata del más firme candidato a repetir el primer premio de la Sección Primera de las fallas de Burriana y a última hora de la tarde ya es podía ver el cuerpo central de un monumento que alcanza los 16 metros de altura.
Desperfectos
Tras la lluvia caída en la noche del domingo, ayer amaneció con desperfectos en la pintura de dos de las fallas que se habían plantado en la jornada dominical. Fue en diferentes partes del monumento de L'Escorredor y en el de la Societat de Caçadors. El artista de esta segunda falla decidió tratar de frenar el avance de los desperfectos cubriendo con plástico incluso los tres remates de la falla. Y así fue cómo dos operarios estuvieron toda la mañana cubriendo las piezas para evitar que una posible nueva presencia del agua siguiera dañando la pintura.