Burriana: El comedor social trabaja para conseguir la licencia y evitar el cierre forzoso ordenado por la alcaldía


 

Galería fotográfica

Fotografia /Galeria/2017/12/166581_96806/1_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2017/12/166581_96806/2_M1.jpg
La Plana al Dia | Burriana | General | 14-12-2017
El comedor social trabaja para conseguir la licencia y evitar el cierre forzoso ordenado por la alcaldía

Los voluntarios del comedor social de Proyecto Social Burriana trabajan para conseguir que el local reúna todos los requisitos y evitar el cierre forzoso ordenado por la alcaldía para el próximo 11 de enero. Con ese propósito se viene trabajando desde hace varias semanas e incluso se ha ido informando al Ayuntamiento de Burriana de los avances en el local. A pesar de ello, la alcaldesa, Maria Josep Safont, firmó el pasado jueves el decreto de cierre, algo que sólo se podrá evitar si antes de dicha fecha el comedor social consigue la licencia de actividad.
Mari Carmen Moragrega, portavoz de la ONG informó ayer de que "ya está prácticamente todo. Lo más costoso ya lo hemos ido haciendo y ahora únicamente nos queda realizar el cambio de la puerta del aseo de personas con movilidad reducida para que abra hacia la derecha en lugar de hacia la izquierda, una barra de apoyo para este aseo e instalar un adhesivo informativo en la puerta para señalar que el aseo es adaptado".
Moragrega explicó que "a medida que hemos ido recaudando fondos hemos ido adecuando el resto de elementos que se nos exigía". Y entre ellos, la campana de la cocina y el extintor, la rampa de acceso desde la calle, o la instalación de dos ventanas hacia el exterior del local. Pero también el separar los aseos de la zona destinada a comedor y "la insonorización del local, algo que no sabemos por qué se nos reclama ya que está hecha desde que el local fue un casal de una falla". Por todo ello, añadió, "en cuestión de semanas estará todo preparado y esperamos contar con licencia". Cada día acuden a este comedor social entre 150 y 160 personas.

Subvención y orden de cierre forzoso
La portavoz de Cibur, Mariola Aguilera, lamentó ayer la "falta de comunicación entre los concejales de tripartito", algo que, añadió, "ha quedado patente al aprobar un presupuesto con una subvención de 3.000 euros para Convenio comedor social y, unos días después, que la alcaldesa firme una orden de cierre de actividad de la ONG objeto del convenio". Aguilera criticó que "es lamentable que una ciudad como Burriana necesite unas instalaciones de esa índole y por problemas burocráticos, que según fuentes del Comedor Social son fácil y rápidamente subsanables, se vea privado de ellas, pero que deja patente que el descontrol del equipo de gobierno es manifiesto."
Aguilera se preguntó por los motivos por los que “La alcaldesa, antes de firmar una orden de cierre, no habla con los responsables del Comedor y no revisa con su concejal de actividades y con el concejal de Servicios Sociales el expediente para ver cómo se puede arreglar esta situación".
La conclusión para la edil de Cibur es clara: "El diálogo se ha demostrado inexistente, y las consecuencias las sufrirán, como siempre, los ciudadanos de Burriana. Pero actuaciones como estas desenmascaran a los que las generan, a la alcaldesa, al señor Manel Navarro, y al “pacto por los sueldos”, que demuestran que están cada vez más alejados de la ciudadanía y sus problemas".
 
Amb la col.laboració de:
la conselleria d'educació, investgació, cultura i esport.
Generalitat Valenciana