l'Alcora: "Dualitats" de David Moliner y Ana Beltrán Porcar (Mas de Flors)


 

Galería fotográfica

Fotografia /Galeria/2018/6/173520_102486/1_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2018/6/173520_102486/2_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2018/6/173520_102486/3_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2018/6/173520_102486/4_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2018/6/173520_102486/5_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2018/6/173520_102486/6_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2018/6/173520_102486/7_M1.jpg
La Plana al Dia | l'Alcora | General | 11-06-2018

Ayer, el Mas de Flors celebraba el final de las fiestas locales con un espectáculo músico-pictórico a cargo de Ana Beltrán Porcar y David Moliner. "Dualitats" es un concierto en el que la música y la pintura se encuentran junto a otros dualismos conceptuales, cromáticos, históricos... David Moliner, compositor y percusionista, interpretó piezas de Bach, Xenaquis y suyas propias; Ana Beltrán, pintora y performer, interpretó la música mediante la pintura y el gesto con una abstracción que unificaba todo el espectáculo. Juntos representaron una obra total donde el sonido, el ritmo, la acción, el color y el movimiento se unieron en un espacio sin límites escenográficos.



En esta pieza, Beltrán y Moliner parten de una propuesta interdisciplinar con una direccionalidad marcada para dar paso a la improvisación a medida que la obra evoluciona. Los creadores han realizado ya diversas piezas que tienen como base conceptual la dualidad; en esta ocasión, la dualidad se basará en la propia materia para dejar paso a una obra de un concepto amplio y libre, que fundamenta su fuerza en la realización técnica de la misma. Con "Dualitats" el público pudo expandir la visión de un concierto abriendo todos sus sentidos para mantener la atención en cada detalle de la propuesta. "Dualitats" abarca la relación entre las obras programadas, los colores elegidos, la instrumentación, la interpretación y la relación entre estos aspectos.



El numeroso público asistente descubrió el arte más conceptual y abstracto y pudo cuestionarse la reciprocidad entre las emociones y pensamientos que nos aportan las artes y que plantean una serie de diferentes realidades. Moliner y Beltrán mostraron así la unión de las artes como unión de fronteras, procesos colaborativos hacia sentimiento y reflexión artísticos. Todos concordaron en que el proyecto es de gran intensidad y fuerza y que esperan con ganas el próximo concierto.



Música, ritmos y acción interpretados para despertar los sentidos, la expansión del sonido en la visibilidad pictórica, los colores y las melodías unidos en ritmos cruzados. Pintura y performance para mostrar los procesos de producción y de necesidad creadora uniéndose con las armonías. Una propuesta muy novedosa en un peculiar entorno digno de más propuestas culturales como ésta.