Orpesa: Diversión, diversión y más diversión en la Marina d’Or Básket Cup


 

Galería fotográfica

Fotografia /Galeria/2018/4/171857_101071/1_M1.jpg
Publicidad
Fotografia /Galeria/2018/4/171857_101071/2_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2018/4/171857_101071/3_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2018/4/171857_101071/4_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2018/4/171857_101071/5_M1.jpg
La Plana al Dia | Orpesa | General | 28-04-2018
Diversión, diversión y más diversión en la Marina d’Or Básket Cup

Sin sorpresas. Todo el mundo se lo pasó de fábula. Los pequeños y sus mayores. Porque quizá la duda es saber quién tenía más ganas de que llegara la Marina d’Or Básket Cup. Los pequeñajos porque el baloncesto les sirve de excusa para estar con sus amigos de equipo, conocer mientras juegan a otros chavales como ellos e ir de un lado para otro cantando, riendo y disfrutando. A sus seguidores porque entre partido y partido pueden relajarse haciendo turismo o todo lo contrario. Porque aquí se trata de disfrutar al máximo y la primera jornada de la competición no fue más que una confirmación de esta norma que desde hace cuatro temporadas se repite cada puente del 1 de mayo en la provincia de Castellón.
A las 9:00 de la mañana voló la primera pelota por los aires. Las seis pistas del Palacio d’Or fueron invadidas por renacuajos de minibásket que no pararon su luchar por correr detrás de ese objeto naranjas hasta las 20:00 de la tarde. Los encuentros se fueron sucediendo sin pausa. 50 trabajadores de la organización velan para que hasta el último detalle esté atado. Desde coordinar los autobuses que transportan a todos los jugadores de su sede hasta sus alojamientos, actualizar los datos de todos los encuentros en la app oficial de Leverade como los servicios médicos y las cuatro ambulancias que velan por la seguridad de cada uno de los inscritos.
En las pistas exteriores de Marina d’Or o en los pabellones de Alcalà de Xivert, Benicàssim, Torreblanca o Castellón se vieron las mismas imágenes. Desde benjamín a júnior se abrieron todos los cuadros con las eliminatorias que mañana depararán los cruces definitivos y fueron completando los concursos de tiples y tiro en equipo. Los resultados son buscados por los 230 equipos que han llegado hasta esta orilla desde doce provincias distintas, convirtiendo la Marina d’Or Básket Cup en el evento de baloncesto base más grande de España, gracias a los 2.800 jugadores y más de 5.400 acompañantes. Pero el marcador no marca la felicidad en estos cuatro días de jolgorio.
El día dio para mucho. No todo es baloncesto. Recorrerse los locales de la Ciudad de Vacaciones de cabo a rabo, aprovechar los rayos de sol del mediodía para irse a la playa, probar en el spa y la piscina cubierta del Hotel Gran Duque o aprovechar los abonos regalos de la organización de MHL Sports para darse una vuelta en las atracciones del Parque Aventura d’Or. La cuestión era un no parar. El trabajo de los entrenadores intentando llevar a su rebaño de un lugar a otro e intentar llegar puntuales a todos los partidos no está pagado.
El color de camisetas distintas fueron fusionándose hasta sentir experiencias realmente curiosas. En la grada del Palacio d’Or los padres y madres de los benjamines del Cabo Mar y del Andratx, unos de Alicante y otros de Palma, que nunca se habían visto, empezaron a animar al unísono. Estas escenas de deportividad y convivencia son el verdadero campeonato. Y se ven a cada rincón. Como las jugadoras del Ensanche de Vallecas, que no dejan de ir juntas a todos los rincones. Son dos equipos y si uno juega, el otro anima. Y viceversa. O los chicos del Colmenar con sus calcetines cantosos. “Decidimos comprarnos los más estrafalarios. Se trata de pasarlo bien”, dice el capitán del cadete madrileño.
La jornada fue avanzando hasta darse el cierre a las 20:30 de la noche. Final de los partidos, que no de la jornada. Porque guardados los balones había que sacar los disfraces. La gala ‘Locos por el Básket’ fue la primera de las tres consecutivas que llenarán el Palacio d’Or del mismo ambiente de jolgorio que salpica toda la Marina d’Or Básket Cup desde su fundación hace doce años por tierras alicantinas. El concurso de disfraces de baloncesto. El dúo de Pinchadiscos Starkytch puso los ritmos más ochenteros para los más aventureros que quisieron adentrarse en la noche. Entonces los guerreros deportistas ya estaban descansando en sus habitaciones. Mañana toca de nuevo actividad. Sonarán pronto los despertadores. Hay que jugar al básket. Bueno, eso, y mucho más.


Añadir comentario

Nombre (requerido)

Escriba su comentario

laplanaaldia.com se reserva el derecho de retirar todos aquellos comentarios y aportaciones que vulneren el respeto a la dignidad de la persona, que sean discriminatorios, xenófobos, racistas, pornográficos, que atenten contra la juventud o la infancia, el orden o la seguridad pública o que, a su juicio, no resultaran adecuados para su publicación. En cualquier caso laplanaaldia.com no será responsable de las opiniones vertidas por los usuarios a través de lo comentarios.

Comentarios