Segorbe: Dueños de la mentira


 
La Plana al Dia | Segorbe | General | 09-06-2018
 

Nunca en la reciente historia hemos asistido a una oposición más desleal y sucia, más alejada de los votantes y segorbinos, que la que están llevando a cabo los concejales del PP en esta legislatura. Nunca se ha visto ambición más desmedida para recuperar el poder a toda costa, nunca unos concejales han antepuesto tanto las siglas y sus ambiciones personales a los intereses de quienes les votaron, votantes de los que ahora son totalmente indignos: han abandonado su encargo y la confianza depositada para perseguir otros fines bastardos que no sirven a Segorbe.

Todavía no asumen que su época ha pasado, que no gobiernan Segorbe, que nuestra ciudad no les pertenece ni es su cortijo. Tras 20 años de gobierno de espaldas al pueblo, ponen en práctica lo que ellos entienden por política: mentira, rumores, descrédito, insultos… ¿Dónde queda el encargo de sus votantes de hacer un Segorbe mejor? Se dedican al linchamiento de aquellos que no piensan como ellos, a anteponer su obsesión con recuperar la alcaldía a cualquier principio. Usan a las personas, a las asociaciones, las tradiciones, las fiestas, usan cualquier parte o integrante de Segorbe para manipular, para engañar, para desacreditar, sin importarles absolutamente las consecuencias de sus acciones ni el daño que causan dividiendo a las personas en dos bandos, y obligándolas a elegir. No son conscientes de su irresponsabilidad.

Para ellos todo está en venta: los toros, las comisiones, las fiestas, los deportes, el patrimonio… Todo se puede manipular y vender con tal de desgastar, con o sin razón, a quienes ahora ostentan el gobierno municipal. Prefieren pagar el precio de romper la convivencia, las amistades, los respetos, con tal de ellos llegar al poder. Y luego, después de haber usado a las personas, a las instituciones, a los clubes, a las tradiciones, las dejarán de lado cuando no las necesiten o no hagan lo que ellos quieran: llevan 20 años poniendo al pueblo al servicio de unos intereses. Parece que son ellos los únicos que no saben que los concejales estamos para servir, no para que nos sirvan.