Vila-real: Empiezan a morir los primeros peces en la desembocadura del Mijares


 

Galería fotográfica

Fotografia /Galeria/2017/8/161826_92882/1_M1.jpg
Publicidad
Fotografia /Galeria/2017/8/161826_92882/2_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2017/8/161826_92882/3_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2017/8/161826_92882/4_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2017/8/161826_92882/5_M1.jpg
La Plana al Dia | Vila-real | General | 10-08-2017
Empiezan a morir los primeros peces en la desembocadura del Mijares

Desde hace unas semanas el Mijares ya no circula con agua por todo el Paisaje Protegido de la Desembocadura. Concretamente el río está completamente seco desde el puente de la antigua Nacional 340 hasta la depuradora de Almassora. Esta nueva situación que no ocurría desde hace más de 1 año ha hecho que mueran todas las especies de peces que habitaban ese tramo del río. Carpas, barbos, percas americanas, black bass, bogas y otras especies han aparecido secas y acartonadas a lo largo de varios kilómetros del cauce seco del Mijares. Las urracas, algunos perros abandonados y otros animales salvajes se han dado un festín. El resto de peces que no han podido ser consumidos se han secado rápidamente a consecuencia de las elevadas temperaturas favorecidas por el sol abrasador. Recientemente un grupo de caminantes que hacían senderismo por la ruta verde del Mijares apreciaron como se habían formado multitud de balsas a lo largo del cauce del río. En el interior descubrieron numerosos peces que luchaban contra la falta de agua y de oxígeno. «Yo iba de ronda de vigilancia y me encontré con la Guardia Civil en el Mijares. Ellos habían recibido un aviso de unos caminantes y vecinos de Burriana que haciendo senderismo por una ruta verde del paisaje protegido habían encontrado peces agonizando en varias balsas. Se trata de una situación que ya ha pasado otros años», explicó David López, guarda rural del Consorcio del río Mijares.

La regulación del caudal del río ha vuelto a dejar una parte del Paisaje Protegido de la Desembocadura del Millars sin agua. Desde el azud comunitario de Almassora ubicado en el paraje de Santa Quiteria, sale agua destinada al caudal ecológico del Mijares pero es totalmente insuficiente, ya que no permite la supervivencia de los peces que durante más de 1 año habían vuelto a colonizar ese tramo del río. «Debido a la sequía estival, las necesidades de riego incrementan. Se prioriza el riego al caudal ecológico. Existe un caudal ecológico pero resulta deficiente y escaso. A estas alturas el caudal ecológico alimenta el río desde el azud comunitario de Almassora hasta la confluencia del Mijares con la Ramba de la Viuda. A partir de ese punto el río baja seco hasta la depuradora de Almassora. El Mijares en el último kilómetro y medio se alimenta de aguas depuradas», explicó con detalle el guarda del Consorcio.




Casi año y medio con agua

El Mijares a su paso por los términos municipales de Vila-real, Almassora y Burriana se había convertido desde hacía más de 1 año en un verdadero río con un caudal de agua permanente y considerable. Esta situación extraordinaria no se producía desde hacía muchos años. Ahora de nuevo el Mijares ha dejado de llevar agua en buena parte de la desembocadura. La primera consecuencia ha sido la muerte de la ictiofauna, los crustáceos y la desaparición de los últimos galápagos leprosos de la zona. Cabe recordar que recientemente la guardería del Consorcio había vuelto a localizar rastros de nutria en la zona de Carniceros. Ahora con la disminución considerable del caudal en esta zona del río los mamíferos volverán a desplazarse aguas arriba para encontrar tramos del Mijares con peces y cangrejos de río americanos para poder alimentarse.​