Vila-real: Compromís per Vila-real reivindica la eliminación total de la simbología fascista en la vía pública


 
La Plana al Dia | Vila-real | General | 08-06-2018
 

Compromís per Vila-real vuelve a reivindicar, una vez más, la eliminación total de la simbología fascista en la vía pública. Después de comprobar el avance que se ha producido en la Vall d’Uixó, la militancia de Vila-real exige que de una vez por todas la ciudad se ponga al nivel que le corresponde en la lucha contra los símbolos fascistas que todavía permanecen en la vía pública.
El portavoz del colectivo, Elies Casalta, lamenta, además, que el alcalde de Vila-real, el socialista José Benlloch, haya afirmado, en referencia a la cruz retirada en la Vall d'Uixó, que "una cruz no ofende a nadie" y muestra el apoyo total del colectivo al equipo de gobierno del municipio vecino, "que se ha enfrentado con valentía a una situación desagradable, pero de justicia".
Asimismo, recuerda que "no es la primera, ni la segunda vez que nuestro partido lleva al pleno la petición de retirar estas exhibiciones que representan torturas y asesinatos". “Hemos presentado mociones en la línea de modificar la Ley de Memoria Histórica para acelerar el proceso, ya que este tipo de elementos no pueden mostrarse en lugares públicos y, en Vila-real, todavía tenemos demasiados símbolos que nos recuerdan que nuestra sociedad no ha olvidado la barbarie que el falangismo supuso en el pasado y que perdura hasta nuestros días”, apunta. Asimismo, destaca que “de algunos elementos se intenta hacer creer que son objetos para recordar a ambos bandos, algo que es totalmente falso y una excusa barata para mantenerlos en pie”.
Así, desde Compromís recuerdan que se ha solicitado en diferentes ocasiones esta actuación, “incluso nuestro grupo municipal ha llegado a aprobar en solitario, con cuatro votos de 25, una moción de JovesPV para exigir que se elimine cualquier símbolo, como las insignias de la dictadura que perduran en numerosas fachadas con el yugo y las flechas de la Falange, entre muchos otros a la vista de todos. No podemos esperar más”.
Hace escasas semanas se volvió a reivindicar la necesidad de tomar medidas, “ya que es inadmisible que sigamos así en pleno siglo XXI, con una gran herida abierta y el sufrimiento de familias que han perdido a seres queridos cuyo único delito fue atreverse a pensar diferente”.
Por este motivo, además, el colectivo de Compromís insta al Gobierno del socialista Pedro Sánchez a “ponerse manos a la obra y a demostrar que realmente ha venido a cambiar las cosas” y pide al alcalde, José Benlloch, que "se abstenga de utilizar los sentimientos religiosos para crear confrontación" y que "no vuelva a repetir, como hizo en el último pleno, que en nuestra ciudad no hay ningún tipo de simbología fascista. Es totalmente falso y, además, hiere la sensibilidad de muchos vecinos para los que también gobierna”.