Vila-real: El Centro Excursionista de Vila-real organiza la presentacin del libro Charcos y saltos de agua valencianos


 

Galería fotográfica

Fotografia /Galeria/2022/5/201064_126179/1_M1.jpg
Publicidad
Fotografia /Galeria/2022/5/201064_126179/2_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2022/5/201064_126179/3_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2022/5/201064_126179/4_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2022/5/201064_126179/5_M1.jpg
Fotografia /Galeria/2022/5/201064_126179/6_M1.jpg
La Plana al Dia | Vila-real | General | 07-05-2022
El Centro Excursionista de Vila-real organiza la presentacin del libro Charcos y saltos de agua valencianos

Los charcos del Campamento y de Jogim (Riu Veo, a Tales); la Badina y los charcos de Carlos o del Molino de Ros de Lucena del Cid; el ro Millares en Ribesalbes, Fanzara, Vallat, Torrechiva, Cirat, Montanejos o Puebla de Arenoso; los Charcos del Mat (Barranco de la Valltorta, les Coves de Vinrom); los espacios fluviales del ro Villahermosa (en Argelita, Ludiente, Castillo de Villamalefa o Villahermosa); y los charcos del Bergantes. Son algunos de los espacios fluviales ms bellos de la geografa valenciana que el periodista Agust Hernndez (Alboraya, 1977), reivindica en el libro Charcos y saltos de agua valencianos, que se presenta mircoles 11 de mayo a la Sala de Conferencias de la Fundacin Caja Rural de Vila-real. El acto una proyeccin de fotos comentada ser a las 19.30 horas.

Charco es cualquier espacio donde el ro se ensancha, sin apenas corriente y que en algunos casos se ha utilizado o se utiliza para el bao. En el libro hay unos 200 espacios fluviales, entre charcos y saltos de agua, la mayora de ellos correspondientes a Castell y en menor medida, Valncia y Alicante. De las comarcas castellonenses, entre otros, salen la Fuente que Nace (Matet); el ro Pequeo (Fuentes de Aydar, Aydar y Espadilla); el Palancia (en El Toro, Bejs, Teresa o Jrica), as como afluentes de l como el ro Arteas o el Barranco de Agualobos. Igualmente, se puede conocer espacios de bao de los ros Noria, Ciervo y Carbo; de los barrancos del Salt, Salinas, Salt del Caballo o Centenar; y de las ramblas Celumbres, San Juan, de la Viuda y de Santa Ana, entre otros.

El periodista Agust Hernndez (Alboraya, 1977) puerta ocho aos investigando estas pozas y cascadas, y ha encontrado unos 500. El libro, escrito en valenciano, reivindica la vigencia de los charcos y saltos de agua como espacios para el ocio y el turismo. "Hay que adaptar los accesos donde no estn e indicarlos, recuperar la denominacin tradicional de algunos, y poner medidas para que su visita pueda repercutir en la economa local", destaca Hernndez, quien en 2007, 2013 y 2014 public tres libros sobre pueblos abandonados, el primero de ellos como coautor y por un encargo de la Generalitat Valenciana a travs del Consell Valenci de Cultura (Pueblos abandonados. Los paisajes del olvido).

El trabajo no pretende ser un catlogo de espacios bonitos, sino abrir un debate sobre la gestin de estos espacios, muchos de los cuales eran desconocidos fuera de su mbito, pero que los ltimos aos han visto como la afluencia ha aumentado, hecho que ha generado conflictos y tambin beneficios. Las limitaciones para visitar zonas ms lejanas derivadas de la pandemia de COVID-19 presionaron ms encara estos lugares, haciendo que incluso algunos de ellos se cerraron durante el verano de 2020. La situacin se encuentra en un contexto global de reivindicacin del mundo rural y el espacio de proximidad, no es un fenmeno nicamente valenciano.

El trabajo de investigacin tambin apuesta para recuperar la toponimia de los charcos y saltos de agua, que en algunos casos se ha alterado, de forma que la tradicional incluso ha sido desplazada. Tambin pide que la administracin haga un mapa de estos lugares y delimito claramente los accesos, que en muchos casos son por propiedades privadas. Adems, reivindica los saltos o pozas como "un elemento importante en la identidad local de los pueblos, de la misma forma que ya lo son una montaa, una fuente o un cortijo", dice Hernndez.

Memoria de los ros
El trabajo de investigacin de Agust Hernndez reivindica la memoria de los ros en el libro Charcos y saltos de agua valencianos. En un texto introductorio se incorpora fotografa histrica y ms de veinte personas de Vila-real, Tales, Lucena del Cid, Benaguasil, Loriguilla, Almiser, Buol, Millares, Castell de la Ribera, Requena, Rotgl i Corber, Alboraya, Atzeneta del Maestrat, Alcoy, el Campello o Cocentaina rememoran como de importante ha sido el bao en los ros y fuentes. Tambin se habla de charcos o saltos que han desaparecido dentro de embalses, colmatats o en acequias y barrancos que se han canalizado.

Adems, el libro intercala entre algunos ros o reas una seccin, Cerca de, que muestra elementos del patrimonio natural y cultural del mundo rural relacionados con los ros. Se trata de rutas junto a algunos de ellos (la senda Calduch de Vila-real), puentes o molinos (el gtico de la Puebla del Bellestar), o el punto donde confluyen ros importantes (el Jcar y el Cabriel; o lo Villahermosa y el Millares). Tambin muestra elementos como cuevas (las de la Valltorta, con pinturas rupestres, situadas sobre el barranco del mismo nombre), lavaderos (lo del Mas de la Costa), fuentes (la de God, tambin de Lucena del Cid), o pozos (lo de en Calvo de Useras, entre otros elementos.

Denominaciones
La realidad valenciana ha dado muchos nombres a estas realidades. El charco en valenciano es sinnimo de hoyo, pozo y poza, aunque predomina la primera opcin. Son ejemplos el Charco de la Figuereta (Lucena del Cid) o el Charco Azul (Bocairent), pero tambin el Hoyo del Negro (Cotes) o el Pozo del Caar (Onda). En castellano encontramos pozo, tollo, gorgo y charco. Por ejemplo, el Pozo de las Palomas (Puebla de Arenoso), los Charcos de Quesa (Quesa), el Gorgo Cadena (Bolbaite) o lo Tollo del Amor (Venta del Moro). El salto (el Charco Salt, por ejemplo) tambin es cascada en valenciano, y en castellano se aade a salto los trminos chorrador, chorrero o chorro: El Chorrador del Villar (Castillo de Villamalefa), el Chorrero de la Garita (Chera) o los Chorros de Barchel (Chelva). En castellano tambin hay el concepto de playa o playeta. Por ejemplo, la de Molino Puerto de Chelva.

El autor
Agust Hernndez (Alboraya, 1977) es periodista. Trabaja en la Universitat de Valncia. Ha sido periodista en varios medios de comunicacin e instituciones publicas. Tambin ha sido profesor de Formacin Profesional, comisario de la exposicin del Museo Valenciano de Etnologa Pueblas abandonados. Pueblos en la memoria y ha ganado ms de diez premios de poesa. Es coautor de Pueblos abandonados. Los paisajes del olvido (Consell Valenci de Cultura, 2006) y autor y editor de tres libros ms sobre despoblacin, entre ellos Pueblos Valencianos Abandonados (2013).
 
Amb la col.laboració de:
la conselleria d'educació, investgació, cultura i esport.
Generalitat Valenciana